Horror!!

Con pánico escribo estas cuatro líneas que, cuando el trabajo me deje cinco minutos libres, detallaré. Con pánico porque ayer, cuando Oscar llegó a casa, se encontró a los peces nadando en body milk: la anémona se había desintegrado. Pensamos que debió meterse en la bomba de circulación, y le cogería gusto porque no ha quedado nada de ella. Eso o se ha autodextruido.

Pobre Oscar, ayer se dedico a rescatar a los peces, los cangrejos, a Rodolfo (difícil) y a todos los corales que pudimos sacar de la roca para colocarlos en un recipiente con la poquita agua salada que quedaba después de haberles hecho un cambio de agua hace pocos días.

Estarán ahí (espero) hasta que por la tarde podamos ir a comprar algo de agua salada y rellenemos nuevamente el acuario. Tienen conectada una pequeña bomba para intentar que exista algo de circulación y que se oxigene un poco el agua. También les hemos dejado encendido el aire acondicionado a una temperatura estable para intentar mantener la temperatura del agua.

¡¡Sólo espero que estén vivos cuando lleguemos!! Resistid pequeños!!!!!!!!!!

Os contamos.