Y todo por una almeja!

¡Hola a tod@s!

Multitud de sucesos ocurrieron desde que el domingo “liberáramos”  a una almeja (escogida al azar) de morir para formar parte de una rica paella mixta 🙂 . Después de la aclimatación en un tupper con agua del acuario,  la soltamos y desde ese momento el pequeño arrecife “enloqueció”. El primero fue Bart (el pequeño gobio) que parecía haber hecho simbiosis con la almeja, luego vino Rodolfo (el camarón) que intentaba abrir la almeja como fuera. Hasta este momento bien, pero el lunes al llegar a casa por la tarde se había unido, a la fiesta, Sally (la pez payaso) y en última instancia Sully (el pequeño cangrejo de patas azules) que parecía Sansón zarandeando la almeja. De vez en cuando Sally “mordía” a Bart para que se apartara y embestía a Rodolfo cuando este se acercaba. Por si fueran pocos en la fiesta, apareció el fantasma de Sebastián (el cangrejo común capturado y muerto)… bueno apareció otro cangrejo común que no teníamos fichado. Hay que decir que fue la aparición de cangrejo común lo que convirtió la operación de sacar una almeja en una operación de captura 🙂 . Salabre en mano, mucha paciencia y aprovechando que el cangrejo se había atascado la pinza entre las valvas de la almeja. ZAS! salieron la almeja, el cangrejo y Sully que al instante volvía dentro del acuario mientras yo me peleaba por mantener el cangrejo común dentro del salabre.

A día de hoy el cangrejo común sigue en un bote de cristal con un dedo de agua salada (que cambio cada día) a la espera de ser devuelto a la mar. Y la tranquilidad ha vuelto al arrecife del quinto.

¡Saludos a tod@s!

P.D.: Estoy preparando un documento gráfico de parte de lo sucedido que en breve colgaremos.